Una boda original

La semana pasada me salté la sesión de boda. Hoy no hay excusa. Van a pensar que he cruzado la fina línea entre la cordura y la locura. Pero la boda de Solange, la hermana de Beyoncé, me ha nublado la razón.

boda-solange-cordon1-a

De la foto les puede llamar la atención más de un detalle. El pelo a lo 11 8 88. Los labios carmín “a tope de power”. El escotazo asomando las Lolas. La capa digna de la mismísima Princesa Leia. O La ausencia de tacones. Sin embargo, a mí se me fueron los ojos a eso que llevaba entre las piernas, su bicicleta.

Por si ustedes dudaban de que yo fuera una chica original, a mí llegar a la boda en una bicicleta blanca me parecía lo más de lo más. En cada reunión que se celebraba para tratar los asuntos de boda, salía yo con el ring ring. Y en cada reunión tenía un consejo a la contra. Cada tanto a favor de subirme en el biciclo tenía su suspiro por parte de mi madre y mi suegra, que me miraban obnubiladas. Así que pronto me quitaron la idea de la cabeza. Jugó a favor de los detractores de mi originalidad, que el sitio por donde tenía que pasar fuese un tanto estrecho y pasara una acequia muy cerca. Pero tanto “no, no, no” y “tú estás loca” me han pasado factura. No puedo dejar de mirar la foto de Solange y rascarme la espinita clavada.

Fíjense hasta dónde llegó la enajenación mental, que yo ya tenía mirado en segundamano.com, un tándem de un color blanco celestial. No sólo me había propuesto subirme yo al velocípedo. ¡Quería implicar a mi padre! Me imaginaba pedaleando a cámara lenta detrás de él. Los dos con una sonrisa de oreja a oreja. Al ritmo de dos funambulistas de circo. Haciendo la salida de la bici con doble tirabuzón carpado. El público en ovación. El ruido del agua de la acequia y los pájaros cantando. Y unas fotos de revista como resultado. Pero de fondo, en vez de los pájaros se escuchaba “te vas a enganchar el vestido”, “vas a llegar sudando” “¿dónde vas a poner el ramo?”. Cada sesión era una intervención. Me lanzaban sin compasión los pies contra la tierra. Insensata!

Si pudiese rebobinar les digo, ¡no sin mi bici! Quizás ahora esté muy visto, pero no me digan que estas fotos no son de película.

estilo vintage coloresdeboda-transporte-novios3

image80

Así que bueno, para no perder el espíritu hippie y desenfadado que quería imprimirle a mi entrada nupcial, seguí buscando otras ideas. Al final miren, conseguí subir a mis padres en una Wolsvagen T2. ¡Que a cabezota no me gana nadie, oigan! Un poco más cómodos he de reconocer que sí que fuimos. Que gracias al cielo no cayó ni una gota ese día. Pero, si nos cae uno de esos diluvios universales que suelen ser típicos en el Mediterráneo, del velocípedo podía haber salido como sepia a remojo.

JoaquinCorbalan.com

JoaquinCorbalan.comLo de la furgoneta sólo me costó un par de suspiros. El de mi madre cogida como alma en pena a la agarradera de la ventanilla del copiloto. Y el quejido de mi padre en forma de “a ver si no nos deja tirados este cuatrolatas”. Así que, pensándolo bien, una vez aterrizados y sin bicicleta de por medio, mi cara de felicidad no tuvo nada que envidiar a la de Solange Knowles. Mi padrino y yo llegamos sin gotas de sudor en la frente. Pero con el corazón palpitando como si acabáramos de terminar la etapa reina de la vuelta a España.

JoaquinCorbalan.com

La furgoneta es de vintage tours y las fotos de Joaquín Corbalán.

¡Feliz martes!


 Mrs. Maple

8 comentarios en “Una boda original

  1. ¡Qué post tan genial! Jajaja buenísimo!

    Te he imaginado toda emocionada, imaginando todas las maravillas de llegar a tu boda en bici, y a toda tu gente contándote las desventajas y haciéndote caer de golpe de la nube. Pobre! ¡Hay que ver la gente, que hiperrealista es siempre! ¡Sudada pero feliz, qué más da!

    Por suerte encontraste una solución genial, aunque incluyera suspiros de tu madre! 😛
    La idea de la furgoneta es estupenda!

    Un abrazo Mrs. Maple. Sigue escribiendo post tan originales y divertidos!

    Me gusta

    1. Doña Rut, me ha dado usted un chute de energía antes de acabar la jornada. Me tuve que dejar en el tintero la parte en la que mi padre se agarró a la botella de champán que nos habían puesto como detalle y empinó el codo, creo que queriendo olvidar las penas y el chacachá del cuatrolatas. ¡Lo que hay que hacer por una hija!

      Me gusta

  2. Jajajaja
    Eso es que eres (somos, que no te digo la de ideas “raras” que tengo para mi boda, porque da para escribir un libro!) tan moderna y especial que nadie te comprende del todo 😉

    ¡Pero tú sigue así, que eres genial!

    Abrazos

    Me gusta

  3. jajaja!! Buenísimo el post, y me ha encantado lo de la furgoneta quedaron unas fotos muy bonitas, a pesar de que no hubiera bici, jajajaja . Yo también opino que tienes que hacer foto de postboda con bici así te quita la espinita!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s