Invitaciones

La semana pasada me comprometí a hacer de los martes un día de boda. Hoy toca cerrar el capítulo de la invitación. Algunos de ustedes me comentaron que les hubiese gustado que contara cómo fue la mía. Pues aquí estoy, cumpliendo con mi obligación. Una vez has elegido fecha y sitio, hay que comunicarlo a los demás. La realidad es que con todas las nuevas formas de comunicación que existen (e-mails, whatsapps, facebook y hasta alguna rara vez que te encuentras a alguien por la calle)  no haría falta ni formalizarlo más. Toodoo el mundo se acabaría enterando de igual modo. Pero a nosotros mí me apetecía hacer el diseño de nuestra invitación. Y Mr. Maple, que otra cosa no, pero se contagia rápido de mi ilusión, se puso manos a la obra conmigo. Al final lo que pasa, acabó  currando él más que yo.

Recuerdo mirar muchas ideas por internet.

Recuerdo su cara de póker cuando le hablé del letterpress.

Recuerdo los bocetos de dibujos en mi cuaderno de “enguarrar”

Recuerdo pedir  presupuestos sin saber muy bien lo que estaba pidiendo.

Recuerdo tropezarme con Guillermo de Obsolette Letterpress poniendo en google “letterpress” “valencia” y rebuscando mucho.

Recuerdo nuestra primera visita a la imprenta.

10688073_948424145173804_2627770896362892576_o
foto: Obsolete Letterpress
letterpress ruzafa
foto Obsolete Letterpress

Recuerdo nuestros ojos como platos cuando nos presentó “la Heidelberg”.

IMG_4229-2
foto: Obsolete Letterpress

Recuerdo hablar de pantones, de mezcla de colores, de impresiones y de fotolitos.

Recuerdo caer en la desesperación en algún momento.

Recuerdo a Mr.Maple digitalizar los dibujos en inkscape, con ojeras de oso panda en la cara.

Recuerdo una sonrisa grande cuando por fin teníamos nuestro logo.

letterpress detail

Recuerdo querer tirar la toalla y hacer una invitación más normal.

Recuerdo la sorpresa y admiración de Guillermo cuando le llevamos el diseño final.

Recuerdo la alegría que me trasmitió cuando ya tenía las invitaciones impresas y recuerdo sus dedos llenos de pegamento.

10710503_975167349166150_7144107457455317053_o
foto Carmen Gray

Recuerdo el momento de recoger las invitaciones y no querernos ir de allí, pensado que un capítulo había terminado.

tarjetn Ana y Pau
foto: Obsolete Letterpress

Recuerdo que mucha gente no entendió qué era aquello que les entregamos.

Recuerdo que tuvimos que explicar muchas veces qué significaba el “castillo”

Recuerdo que una tía me dijo “pero nena, ¿un CD? Nosotros no tenemos ande enchufar eso. Aquí en el pueblo es que sólo hay interné en el ayuntamiento” ….y recuerdo contestarle- bueno tía, lo importante, que aquí les esperamos en Valencia, el 3 de mayo.

Recuerdo el disgusto de que se perdieran varias invitaciones. ¿Quién las tendrá?

Recuerdo los whatsapp de la gente que conseguía ver nuestro vídeo o los de aquellos a los que les gustaba mucho una canción.

Sólo por estos recuerdos valió la pena pensar, buscar, encontrar, compartir y disfrutar. Por eso les comentaba en el punto 5, que siempre que puedan personalicen. Seguro que al menos el 45% de las personas que reciben una invitación diferente se acordarán de cómo era, o lo que pensaron al verla. Seguro que al menos el 30% la usará más de una vez.

En nuestro caso decidimos que haríamos un CD que incluiría un “save the date” en formato vídeo que habíamos grabado con mucho cariño. Que la caja de ese CD sería la que contendría nuestra información y la de los datos del enlace. Pero, hasta llegar a esta idea pasó mucho tiempo. Lo único que sabía cuando empecé a pensar en la invitación es que quería utilizar una técnica de antaño para imprimirlas. Y lo conseguí. Nada de impresión digital en copistería masiva. Algo bonito y hecho con amor en una imprenta tradicional.

Bendito momento en el que encontramos a Guillermo. Su aparición fue como encajar una pieza de un puzzle y verlo todo claro. Estaba poniendo a punto una Heidelberg  de los años cincuenta para hacer tiradas de letterpress en su prácticamente recién estrenado negocio. La había adquirido de una vieja imprenta. De alguien que ya no la quería. El amor que él transmitía por esta técnica nos iluminó todo el camino. Tras enseñarnos varios libros inspiradores decidimos que el motivo de la imagen sería un pequeño mundo en el que a un lado estaría las cosas que le gustan a Mr.Maple y en otro las que le gustan a la que escribe. Ambos caminando hacia nuestro destino común con una silla bajo el brazo, como en el video.

Como recursos decirles que en Dafont, encontrarán montones de fuentes para crear su propio diseño. Que para maquetar usé indesign y para hacer los dibujos Mr. Maple usó inkscape. Como aprendizaje decirles, que la tipografía llamada Mr. Mogollón no la recomendaría para letterpress, pues es muy fina y tras muchas tiradas y “pulsaciones” el fotolito se iba deformando y no se llegaba a leer bien en algunos puntos.

detalle tarjetnPor el aspecto económico les diré que  el coste de cada una salió por unos 2,50 euros (incluido CD y las pegatinas que después tuvimos que poner). No fue barato y no está incluido el incontable tiempo que le dedicamos. Pero, si hubieramos tenido que invertir en diseñadores se hubiera triplicado el total. Por lo menos consideramos, que los invitados tanto si vinieron como si no, tienen un recuerdo nuestro.

Si les gusta el tema les contaré más acerca de cuáles son los pasos que hay que seguir para poder imprimir en esta técnica y qué recursos necesitamos para poder llevar a cabo este trabajo. Sólo tienen que pedírmelo en los comentarios.

Como seguro que quieren conocer a Guillermo aquí les dejo con él.

Siempre suya,


Mrs. Maple

Los blogs que le gustan a Mrs.Maple

Viernes, que te quiero viernes. ¿Cómo están ustedes? ¿preparados para el relax? Sé que hay mucha gente que aprovecha el fin de semana para leer blogs. Y amén de que lean esta humilde bitácora, yo tengo unos cuantos blogs que compartirles, por si quieren estar tan enganchados como yo.  No se preocupen que los tengo de todas las categorías! A mí me gusta más un blog que a un tonto un lápiz.

La primera vez que alguien me preguntó ¿qué blogs sueles leer? me quedé en shock. Verdaderamente me sentí desnuda. Mi entorno más cercano sabe que soy fiel seguidora a ciertos blogs, pero de ahí a que me pidan consejo… Cuando ya me pasó más de una vez, entré en un dilema moral sobre si es que me había vuelto más transparente o bien estaba diciendo mucho de mí en la redes sociales. ¿Yo una trendsetter? ¿Recomendando? Bestial.

Antes la gente te preguntaba por recomendaciones de libros, series o pelis. Lo de recomendar blogs lo desconocía, pero después no me pareció descabellado. Todos seguimos algún blog porque nos lo dijo un amigo y no porque lo buscáramos en google. Yo misma hace tiempo que abandoné los libros de cabecera noctura y me lance al ipad permanentemente enganchado al wifi.

note

Aquí les dejo sólo unos poquitos, los que suelo leer todos los días, o todas las semanas. Por ejemplo, mi querida Fanny de la casa de caramelo, sólo publica los domingos, pero los contenidos son tan excelentes que dan de si para toda la semana y estás deseando que llegue el domingo para tenerla de nuevo en tu casa. Si usted no quiere engordar mucho le recomiendo que ni lo abra.

A Jackie Rueda, la conocí a través de Fanny, mientras hacía su curso superstar. A Ella le debo una entrada en condiciones. Soy una yonki de su escuela. He consumido 5 de sus cursos. Estoy acabando memorable esta semana y para la próxima ya tengo pensado hacer autorretratos. Dentro de nada verán lo que me gusta la fotografía “eyecandy”.

Los de moda los sigo con ilusión, aunque sé que jamás podrá quedarme igual el modelito que a estas bloggers. Paula Echevarría y lovelypepa son de la selección nacional, pero dos valencianas de pro que me tienen conquistada son Macarena Gea y María de rojo valentino.

Lo mío con los blogs empezó cuando estaba decorando la casa. Entonces me ayudó mucho Carmina de interiors originals e incluso tuvimos la oportunidad de conocernos en persona. Inés de Boho Deco Chic, también valenciana danzaba por los mismos foros. Les resultarán de mucha utilidad sus proyectos decorativos low cost, siempre con resultados de revista. Para DIY también recomiendo el blog x4duros. Sobran las descripciones para saber de lo que va. Otra que apareció del mismo foro fue Ana, arquitecta de Barcelona, de un gusto exquisito para la decoración e impresionante reforma de su piso. Pero, he de reconocer, que hoy me tiene más conquistada por lo bien que se le dan las labores. Si te gusta el punto y la costura, es un must que visites su blog.

Lo del maquillaje ha sido efecto colateral de la boda. Reconozco que no tenía más interés por las cremas y potingues que los de una mujer normal. Ahora me encanta seguir el arte de Ana Albiol con la brochas, incluso dejarme mimar por ella. La tentación de tenerla en Valencia y pasar por su stand es la más temida en estos momentos por mi tarjeta de crédito. A su amiga Sabrina, también la sigo.

Por último, no sé no ni cómo, en el ansia del consumismo blogger, llegué  a la madre tigre, una española exiliada en Alemania, con un marido deusch y sus cinco hijas. Me encanta como escribe y me parto con sus anécdotas. De ahí llegué a una de sus seguidoras del blog 39 semanas y a su hermana starenrojo. Brutales.

La vida no me da para más, para trabajar, para ser esposa, para ir decentemente vestida y  maquillada, para escribir este blog, salir con los amigos, querer a la familia, leer todos los blogs de la lista y los que se me han quedado en el tintero. Pero, teniéndolo así escrito, espero no faltar a ninguna de mis obligaciones y como dice mi profe Mayi Carles, hay que ser memorables. Creo que no se refiere a que nos tenemos que acordar de todo, ¿no?

Por supuesto, si ustedes me lo sugieren, estoy dispuesta a seguir consumiendo blogs en cantidades industriales. Por cierto, ¿Obama tiene blog?

Feliz finde, que ustedes lo pasen bien


Mrs. Maple

Adiós veroño, me tenías hasta el moño

El día que me levanté (hace unas tres semanas) y oí eso del veroño, dije… pero qué…leches!

Yo, que como Serrat nací en el mediterráneo, ya tenía mi método establecido. A mí este hastag (#veroño) me ha pillado fuera de juego. Tenía claro que una vez acababa agosto a septiembre le quedaban 15 días buenos. Después, siempre venían las primeras brisas frescas de la mañana, que nos hacían quitarnos las sandalias y descolgar de la percha la “rebequita”. Aparecía tonteando sobre el 29 de septiembre el famoso veranillo de San Miguel, impidiendo que nos olvidáramos aún del verano. Pero llegaba octubre y ya colgaban de nuestros brazos las chaquetas quitapon-quitapon, las capas de cebolla y los paraguas de colores. Se plantaba el día de todos los Santos, matemático e infalible, sol a raudales. Siempre me imaginaba que todos los que nos guardan en el cielo se ponían los dedos en las sienes en posición de concentración e iluminaban nuestro camino. No sea que nos fuese a olvidar llevarles flores.

Está claro que lo de este año no ha sido normal. Me parece que he visto más promociones de chaquetas, que en plena temporada de rebajas. Yo veía los cuellos de lana y me entraban los sudores. Hasta antes de ayer. Ese fue el punto de inflexión. El domingo los tirantes gozaban a sus anchas desde el Cantábrico hasta Tarifa. Antes de ayer ví a medio mundo con botas de agua y tonteando con los plumíferos.

A mí, que me encanta la ropa de entretiempo me han sacado fuera de juego. Esta misma mañana sin ir más lejos se me han juntado en el suelo unas sandalias de tacón, con unas botas hasta la rodilla. Se me han cruzado los cables y ya no sabía si es que tenía que ponerme una en cada pie.

lio

A mí este 6 de noviembre me ha pillado sin hacer el #cambiodearmario. Hoy a la desesperada y a riesgo de llegar tarde al trabajo o con un buen chichón en la cabeza, me ha tocado encaramarme al altillo del armario para bajar las dichosas botas. El Míster de metro noventa que os presenté el primer día había ya abandonado el hogar marital. Cuando me lea se enterará de que ha tenido a la mujer a punto de descalabrarse.

A mí este palabro inventando (#veroño) me ha roto muchas ilusiones. Casi no he usado la colcha y estoy pensando en que hoy mismo pongo el nórdico. No hay derecho! Quiero que venga el otoño, que alguien le explique que todavía tiene tiempo, que le digan que llega! que hasta el 21 de diciembre le corresponde esta estación! que quiero ponerme las bailarinas, la chupa marrón de cuero, las faldas y las medias finas.

Me ha faltado entrar en el supermercado para ver los turrones y que la vecina de abajo me haya colocado una ristra de luces de colorines anunciándome que viene la navidad, para fastidiarme el día. Socorro!

Me he perdido las hojas por el suelo, los charcos inocentes, el cardigan colgado del bolso por la mañana y tapándome los brazos por la tarde.

Adiós veroño, adiós! Ya tenía ganas de perderte de vista. Pero que venga el otoño, que aún le quedan 45 días. He dicho.

 

Un cuento para reflexionar

Estamos en el ecuador de la semana, ya os lo decía ayer. Cuando llega el miércoNes sentimos que hemos alcanzado la cumbre y ya va todo de bajada NEXT DESTINATION… EL VIERNES! Abróchense los cintures que el fin de semana se aproxima, señores.

Hoy no sabía si iba a poder publicar, pero ayer en mi clase semanal de yoga (sí, hago yoga por puro placer, no porque necesite meditar o porque esté de moda y quiera hacerme fotos cool para Instagram) tuve una revelación. Teníamos que hacer un ejercicio de esos imposibles en los que piensas, ójala fuera la maldita Paloma, a la que Emilio Aragón le dedicaba sus canciones, y en este momento fuera de goma. Viendo el fracaso de la realización de la postura, la profesora nos contó una historia que me dejó un largo rato pensando y que quiero compartir con ustedes.

La historia es la de un niño indio que un día muy preocupado le comenta a su padre…

-Padre, tenemos dos perros muy diferentes. Uno es bueno, complaciente, obediente, no ladra ni se lamenta por nada. El otro es agresivo, muerde, está siempre a la defensiva y continuamente enfurecido. Estoy muy preocupado porque los dos perros han entrado en lucha.  ¿Tú quién crees que ganará, padre?

El padre miró intensamente a su hijo y le dijo- hijo, la respuesta es muy fácil, ganará el que tú alimentes.

yinyan

 Les dejo pensando.


Mrs. Maple

 

En martes ni te cases, ni te embarques

Los martes son el día tonto de la semana. Se han quedado en el limbo de los días. Desde que apareció instagram los lunes se han convertido en el día molón. Intentamos pensar que los lunes tenemos que convertirlos en una prolongación del domingo para ser más felices. A los miércoles les damos también un valor especial pensando que ya estamos en el ecuador de la semana. Incluso ya he oído en más de una ocasión lo de: ¡¡ya estamos a miércoNes!! ahí acercándose al viernes, despacio pero seguro. ¡Para qué les voy a hablar de los jueves! hace ya tiempo que dejaron de ser los jueves para convertirse en los jueRNes, día del universitario por excelencia. Se desempolvan los modelitos y alguna cervecita puede caer por el camino. ¿Y los viernes? los viernes señores vienen sin excusa. Es el día en que todo el mundo explota y da la bienvenida al fin de semana. El ambiente se dulcifica, los whatsapp echan humo y en el trabajo todo el mundo tiene una sonrisa y miran sus relojes sin parar.

¿Veis? los martes…¿quién se acuerda de ellos? Pobrecitos…

Por ello…

“Se hace saber que en la república de este blog le vamos a dar protagonismo al pobre martes, aprovechando el dicho “En martes, ni te cases ni te embarques” y este día estará dedicado a las bodas…para llevar la contraria XD, sin rencor”.

Empezaremos por una de las cosas básicas en cualquier evento de tal magnitud, la creación de las invitaciones. Un quebradero que seguro que lleva a más de una pareja por el camino de la indecisión y la amargura.

Puntos esenciales en los que hay que pensar:

mrs3

1.- ¿Cuál es el estilo de la boda?…parece una tontería, pero la invitación es la antesala a lo que va a ser nuestra boda, por eso tendremos que tener una idea de lo que queremos ofrecer a nuestros invitados ese día. También puede ser una representación de nosotros mismos como pareja. Seguro que la mayoría de los invitados son amigos de ambos, pero también habrá algún familiar que apenas conozca al costillo o la costilla correspondiente.

2.- Destino de las invitaciones. O bien dicho… ¿hasta donde tienen que viajar? más que nada porque algunas opciones “perecederas” o más “heavys” pueden sufrir algunos daños en el traslado o dejarnos con la cuenta en números rojos al elegir la opción “correo certificado”.

3.- Número de invitaciones que vamos a necesitar. Para algunas opciones de tarjetón no es lo mismo hacer muchas copias que hacer unas pocas unidades. Esto se lo ilustraré con el ejemplo de la invitación de mi boda (espere a un poquito más adelante).

4.- Presupuesto. Sí, por supuesto, el tema económico es algo que no puedes perder de vista. Seguro que si ya te has casado o estás preparando tu boda habrás tenido la sensación de que en cuanto dices…”me caso”, “soy la novia” o “es para una boda” empiezan a crecer los ceros a la derecha. Ni el mismísimo Isaac Newton podría sacar la fórmula para este hecho. Ten muy claro cuánto presupuesto quieres destinar antes de empezar, porque verás opciones que te rechiflarán y que te harán caer en la tentación… y a veces no se puede ser tan débil.

5.- Personalización, sí o sí. Piensen bien si quieren hacer una invitación exclusiva hecha por ustedes mismos (siempre que tengan los recursos suficientes) o prefieren comprar un modelo que ya esté hecho en alguna papelería. Aquí la menda es partidaria de personalizar al máximo, siempre y cuando se pueda, se disponga de tiempo o se disponga de billetes en la cuenta bancaria para subcontratar. Hoy en día hay montones de herramientas que a nivel de usuario nos permiten hacer cosas decentes para crear la invitación ideal, y también montones de empresas y artistas que se dedican única y exclusivamente al diseño de invitaciones.

Como ya se está haciendo larga esta entrada, en próximos capítulos les contaré mi experiencia respecto a este tema. Mientras tanto vayan razonando los puntos tratados.

Estas mismas reflexiones valen si están pensando en hacer tarjetas de visita o cualquier formato para cualquier evento en tamaño papel. Que a los españoles nos gusta celebrarlo todo, y mucho!

Siempre suya,


Mrs. Maple

Todo tiene un principio

Hola! Soy Mrs. Maple, esposa de un Mr. de metro noventa. Se convirtió en mi marido tras once largos años de noviazgo. Sí si, ONCE. Años. Largos. Y siempre habían dicho que la paciencia no es una de mis virtudes. ¿Ha sido bastante penitencia para demostrarlo?

Había ya asumido mi papel de Penélope esperando eternamente en el dichoso andén, cuando Don Decidido se presentó con un anillo de pedida el día de nuestro undécimo aniversario. Tuve que decirle que sí…aunque bien le hubiese soltado un sopapo.

mrs2

Este hecho no cambió mi vida, pero cambió mi estado del DNI, de la declaración de la renta y hasta de mi cuenta de facebook y fue la decisión para volver al mundo blogger . Sí, fui bloggera durante un tiempo. Tenía mis followers, y me gustaba mi blog, pero lo abandoné. Me alejé tanto tiempo de él, que cuando lo miraba lo sentía como un novio de la adolescencia, que tras un verano separados se había vuelto un extraño. Así que decidí, que cuando volviese a tener ganas de contar mis historietas y de compartir por las redes las cosas que me apasionan, sería con fuerzas renovadas y daría el cambiazo de blogger a wordpress, que dicen que es más tecno-chic.

Para acabar de dar la bienvenida les contaré que me declaro enganchada a facebook, instagram, pinterest, a los blogs de decoración, de manualidades, de madres, de trendsetters, últimamente a los de maquillaje y hasta al de Obama si se tercia. Blogs hay muchos. Miles. Tropecientosmiles. Pero, mientras haya alguien que me lea, allí estaré yo para dedicarle alguna “entrada”. Y lo tengo claro. No padezcan. Sé que me voy a llevar más bofetadas que un saco de boxeo, sobre todo cuando vea que me leen mis cuatro viejos amigos, algún follower despistao, y la madrequemeparió. Ella tiene que ser la fan número uno. Pero empecemos con buen pie, que tengo yo muchas cosas que contarles y espero que me sigan en otras tantas.

Lo de hablarles de usted, quizás sea solo hasta que cojamos confianza.

De esta manera tan extremadamente razonada, bautizo este blog. Sin padrinos. Sin niño. Sin monedas por el suelo. Ni caramelitos rechinando bajo los pies. Así, a lo bruto. Sin fiesta de inaguración de esas tan monas, con candy bar, cupcakes, limonada, flores a doquier y globos por el cielo.

Este blog sin ton ni son es el mío y va por Ustedes!


Mrs. Maple