La experiencia de dormir entre los árboles

IMG_8449-819x1024.jpg
Si usted es de los que me sigue hace tiempo, sabrá que a los Maple nos gusta hacer una escapada de vez en cuando. Le hemos cogido el gusto a esto del glamping (camping con glamour), y si el año pasado decidimos pasar una noche bajo las estrellas éste nos hemos recorrido medio país para ir a dormir en un árbol sin baño. Chupa del frasco, carrasco.

Basoa Suites está en Lizaso, a unos 30 min de Pamplona, así que conforme nos fuimos acercando a nuestro destino, empezó a invadirnos el verde por los ojos, el olor de la tierra húmeda, los animales pastando y ese color del Norte. Ya había valido la pena.

La experiencia de dormir en el árbol es inexplicable. Haría sentirse en casa al mismísimo Tarzán. Te faltan esas cosas que tienes en tu día a día, pero no importa. Todo es mucho más interesante. Meterse en la cama a las nueve de la noche cuando ya a penas queda luz. No tener que preocuparse de dónde cargar la batería del móvil. No hay dónde hacerlo. No se acaba el mundo. Despertarse en mitad de la madrugada y encontrarse con un manto de estrellas sobre la cabeza. Volverse a dormir profundamente con la lluvia repicando. Escuchar el silencio…

DSC_8025-1024x683.jpgDSC_8026-1024x683.jpg

El alojamiento cuenta con tan sólo cuatro cabañas, que no tienen electricidad ni agua corriente y una masía con todos los servicios. Allí están las duchas, los aseos  y un pequeño comedor. Cuando quieres aterrizar en la realidad te acercas allí y encuentras el secador, los enchufes, el agua que sale del grifo, etc., etc.

 DSC_8065-683x1024.jpgNada más llegar te entregan un par de linternas para pasar la noche y te dejan alguna vela y cerillas. Las únicas instrucciones son “relajarse y disfrutar de la inmersión en la naturaleza”. Su lema ya lo dice “nosotros ponemos el bosque y tú pones la historia”.

Hay que decir, que aunque las comodidades están en la masía (agua y electricidad) hay casi cien metros desde la cabaña a la estación central. Cien metros de bosque y 30 escaleras que bajar, por lo que no es cómodo desplazarse ante la mínima “necesidad”. Y aunque yo sea así, bucólica, campestre y aventurera, agradecí el WC seco con el que está dotada la cabaña. IMG_8425

Se encuentra en un pequeño habitáculo fuera de la habitación y dispone de su propio ventanal ¡No se pueden pedir unas vistas más hermosas para esos momentos importantes de la vida! Y como no hay agua corriente, la historia siempre acaba igual, echando serrín sobre ella.

DSC_8007-1024x683.jpg

La cabaña que escogimos nosotros fue Okolin. Y creo que acertamos. Nos pareció la de ventanales más grandes y la que tenía mejores vistas, ya que da a la parte del prado y al río. Fuera de la casa hay una terraza con dos hamacas, que en verano deben ser gloria bendita. Dentro hay calefacción de gas, así que frío no se pasa, pero por si acaso te dejan dos mantitas, aunque yo creo que son para ¡salir a ver las estrellas! También hay una pequeña pila y una jarra con agua para cubrir las necesidades mínimas de higiene.arbolcollage-656x300.jpg

La cama es muy cómoda y tiene su relleno nórdico, no piensen que no tiene todos los detalles. Y lo mejor llega por la mañana, cuando te despiertan con un -¡okolin! ¡el desayuno! – que te dejan en una cesta de mimbre, colgada de una polea. Tuvimos que subirla entre los dos porque pesaba más que un collar de melones. Dentro había café con leche (termo independiente para el café y la leche), pan integral, una tortilla de jamón calentita, zumo de naranja recién exprimido, bizcocho, yogur con muesli y frutos del bosque, mantequilla, y mermelada.

DSC_8040-1024x683.jpg

En el último momento y siguiendo la tradición, se puso a llover, así que no pudimos ir andando por la senda del Bosque Orgi, que dicen que es preciosa. Pero si se animan a pasar por allí alguna noche, tiene unos alrededores aptos para todos los públicos que merecen unos cuantos paseos.

arbol2collage-1024x1024.jpg

Lo que sí que les aseguro es que después de un fin de semana como éste, hemos vuelto a la rutina como nuevos, así que ¡sin duda les recomiendo la experiencia!

Sean felices y apaguen mucho los móviles!

Siempre suya,


Mrs. Maple

23 comentarios en “La experiencia de dormir entre los árboles

  1. Pues mira, hoy ya puedes dormir tranquila (jajajaja), que a pesar de mis quejas sobre el baño que has oído antes y después, ME HAS CONVENCIDO. Yo también quiero ir a jugar un rato a que soy Jane y me he casado con Tarzán! Jajajaja!

    Enhorabuena por el post!

    Me gusta

  2. Me apunto a la idea de secuestrar la cesta del desayuno! Jajajaja. Para eso no queda otra que ir a pasar allí un fin de semana. 😉 Desconectar del móvil y del mundo, y disfrutar de la naturaleza respirando el aire puro, siempre viene bien para recargar las pilas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s