Bodas de algodón

algodon-1-copia-664x1024.jpg

Hace mucho tiempo que no escribo un “martes de boda”. Pero hoy el motivo es razonado. Hoy hace dos años, me convertía en Mrs. Maple. Aquel 3 de mayo de 2.014 daba el “sí, quiero” a ese bendito varón, que tardó sus ciento treinta y dos meses en saber que quería pasar el resto de su vida conmigo (o eso consta firmado). Yo no sabía que cada año los aniversarios de boda tienen un nombre, más allá de las bodas de plata, las de oro y las de diamante. Aunque con la esperanza de vida in crescendo tendrán que inventar algún material más para los que sigan juntos allende los años. 

Según dicen, el primer año son las bodas de papel, donde muchas parejas se regalan un libro. El segundo las bodas de algodón. El tercero, las de cuero, ¡se va poniendo interesante! y lo más lejano documentado son las bodas de hueso, a los 100 de casados. Un poco de retintín me parece a mí que tiene este nombre.

Parece que la tradición viene de la Alemania medieval, donde cada año era tradición regalar a los esposos objetos confeccionados con distintos materiales, progresando, desde los más frágiles a los más sólidos conforme iban pasando los años. Emulando el amor que iba creciendo y consolidándose con el pasar del tiempo.

descarga1-1024x1024.jpg
El caso es que este año me he tenido que calentar los cascos para saber qué regalarle por las bodas de “algodón”. No me apetecían unas toallas, ni unas sábanas, ni siquiera una camisa. Así que  finalmente opté por una vara natural de flores de algodón, que es bonita para decorar y una vela de Mr.Wonderful, para que sepa que le volvería a decir que sí un millón de veces más. El algodón es una flor muy delicada y dulce que transmite tranquilidad y paz. Algo que en estos momentos nos viene muy bien. Pero, conociéndole, seguro que ya se está frotando las manos esperando a ver qué se me ocurre el año que viene para esas “bodas de cuero”.

IMG_8706-1.jpg

Fuera de bromas, permitan que me ponga ñoña para dedicarle el post a este marido mío. Porque se lo merece. Porque a veces no soy fácil en la convivencia. Y él lo hace todo más sencillo. Como el algodón, que es bonito, simple y delicado.

Sean felices,


Mrs. Maple

P.D. Si aún tienen por celebrar sus bodas de algodón, pueden utilizar la imagen que les he dejado más arriba  a modo de tarjeta. Besos hermosos!

18 comentarios en “Bodas de algodón

  1. Querida señora Maple, que estos días andaba yo en la luna y no la de Valencia que si no nos hubiéramos visto y no pase a felicitaros por vuestros algodones y ¡qué bonito!, no sé si eres tan difícil como cuentas, pero sé de buena tinta que ese marido tuyo tiene mucha suerte

    Me gusta

  2. Que bonito! No conocía yo esa tradición y la verdad es que también me parece una bonita manera de recordar cada uno de los aniversarios. Ha sido genial la idea de la ramita de algodón… eso de regalar un juego de toallas, o una camisa… Así al verla os recordará el feliz día vivido…. Feliz Aniversario (aunque con un poco de retraso)!
    Soy nueva en tu blog y me está encantando!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s