Novias y coronas

coronacabeza

Hoy recupero el martes de boda para contarles que yo fui una novia con corona. Y no es que sea reina. Ni princesa. Ni tengo ganas de serlo. Es lo que tiene ser una follower empedernida. Veía en los blogs (sobre todo extranjeros) la moda de las coronas de flores para novias y me volvía loca. Cuando llegó el momento de elegir vestido y tuve claro que me quedaría con aquel modelo tan lacio, caído, de estilo años 20, no pude imaginar un complemento mejor para mi cabeza.

collage corona

Desde entonces, esto de los tocados se me ha ido de las manos. A los hechos me remito. Llevé un casquete en el primer enlace civil al que asistía como invitada este año. Me planté con un canotier en la segunda boda católica, apostólica y siciliana. He llevado sombrero todo el verano. Buen papel me ha hecho. Y ahora me ha dado por los turbantesSigue leyendo

Invitadas tocadas I

Ya les advertí hace unos meses que este blog iba a sufrir mis desavenencias con el tiempo. Seguro que no les he defraudado cuando hace más de un mes que no me paseo por esta bitácora. Amén de conseguir retomar el ritmo de publicaciones, hoy vuelvo con el martes de boda. Esta vez les contaré desde el otro lado. El de ser el invitada a un evento de esta envergadura.

Si son seguidores fieles de las redes sociales instagram y pinterest ya se habrán dado cuenta de que se han puesto de moda los tocados para ellas y las pajaritas para ellos. Yo, sin duda, he sucumbido a esta tendencia.

IMG_1552

Sigue leyendo

Eventos con carácter

Habrán notado ustedes que he vuelto a bajar el ritmo de publicaciones. Maldita fama de blogger me estoy ganando con estos ires y venires que me traigo. Nunca ha sido mi pretensión aspirar a lo más alto de la blogosfera. Pero si me descuido se me juntan otras dos semanas sin aparecer. Y ya hay sesenta y seis seguidores a los que tengo en huelga de noticias.

Para cumplir con el expediente hoy recupero el martes de boda. Y es que estamos en plena temporada de intercambio de anillos. Como ya les conté aquí, imprimir carácter a una boda dando su toque personal es algo muy bonito. Y duro. No lo vamos a negar. Sobre todo si es usted el/la que se casa y tienen que encargarse de hacerlo todo. Así que les daré un consejo. Deleguen. Tiren de hermanas, hermanos, cuñadas, cuñados o amigos a los que quieran mucho. Seguro que están dispuestos a ayudarles. Organícense con tiempo. Piensen bien qué es lo que quieren hacer. Y tomen nota de todas las ideas.

via Pinterest
via Pinterest

Y si hay algo que me encanta últimamente para personalizar las bodas es la caligrafía.  Lo mismo que les voy a contar les sirve para cualquier evento al que quieran “imprimir carácter”. Sigue leyendo