Novias y coronas

coronacabeza

Hoy recupero el martes de boda para contarles que yo fui una novia con corona. Y no es que sea reina. Ni princesa. Ni tengo ganas de serlo. Es lo que tiene ser una follower empedernida. Veía en los blogs (sobre todo extranjeros) la moda de las coronas de flores para novias y me volvía loca. Cuando llegó el momento de elegir vestido y tuve claro que me quedaría con aquel modelo tan lacio, caído, de estilo años 20, no pude imaginar un complemento mejor para mi cabeza.

collage corona

Desde entonces, esto de los tocados se me ha ido de las manos. A los hechos me remito. Llevé un casquete en el primer enlace civil al que asistía como invitada este año. Me planté con un canotier en la segunda boda católica, apostólica y siciliana. He llevado sombrero todo el verano. Buen papel me ha hecho. Y ahora me ha dado por los turbantesSigue leyendo