Cuidado del cabello rizado (Curly Girl Method). Primeros pasos.

Queridos lectores,

Me he decidido a publicar esta información por aquí, amén de que no interese a todos, porque es el medio del que dispongo ahora mismo donde creo que me puedo explicar mejor y donde ustedes podrán también tener una plataforma de comentarios, que seguro ayudará a todos.

Yo nací con el pelo rizado. Y como nos pasó a muchos y muchas, caímos en un mundo donde casi todo estaba pensado para el cabello liso. Así que, la mayoría coincidiremos en que nuestras madres y abuelas (con suerte algún varón) se esforzaban en cepillar y en secar ese pelo para que pareciera decente. Cuando no lo conseguían optaban por cortar por lo sano. Tampoco era mejor remedio, el volumen y el frizz seguían campando a sus anchas y el crecimiento hasta llegar de nuevo a la coleta era una tortura.

Sufrí todo tipo de situaciones. Una vez mi abuela me quemó un brazo tratando de alisarme el pelo con la plancha tradicional, se esmeró en colocarlo en la tabla y puso encima una camiseta, pero no me libré del incidente. Para que no se encrespara nos echaba kilos de brillantina y nos lo pegaba lo más posible a la raíz. Dos minutos en el patio del colegio y su esfuerzo se había ido al garete.

No necesitaba nada de todo aquello. Necesitaba cuidados especiales. Cuidados de pití-miní. Los cabellos rizados tienden a ser secos, les sienta mal que los froten, los estiren, los cepillen o no les den los “alimentos” adecuados. El pelo necesita HIDRATACIÓN, NUTRICIÓN y REPARACIÓN.

Así que, hace cinco meses decidí ver qué pasaba si intentaba dejar a mi cabello ser él mismo. En mi caso partía de un par de taninoplastias (tratamientos químicos para alisar mi cabello) que me fueron fenomenal, pero seguía necesitando pasar la plancha para que el pelo luciese bien. Cuando nació minimaple, se esfumó buena parte del tiempo disponible para mí y, con ello, la hora y media de secado y plancha que necesitaba una melena como la mía para poder salir a la calle. Tenía que optimizar. Me estuve planteando volver al pelo rizado, aprender y poner en práctica lo que empezaba a ser una revolución en la comunidad rizada, el Curly Girl Method. Y aquí estoy para contarles qué he hecho en este tiempo, ahora que empiezo a entenderlo un poco y he comprobado que sí, ¡hay resultados!

Básicamente, el método consiste en eliminar de la rutina de cuidado del cabello rizado todos los componentes de los productos que son poco adecuados para este tipo de cabellos, entre ellos, sulfatos, parabenos, siliconas, ceras y alcoholes. Lavaremos el cabello con productos menos agresivos y emplearemos productos especiales que no contengan estas sustancias que lo resecan aún más.

Espero que los siguientes pasos les sirvan para animarse y hacerles la comprensión más fácil, ya que hay mucha información y, a veces, hasta que nos hacemos con el lenguaje, es muy complicada.

¿Por dónde empezamos?

1º. ADIÓS A LAS SILICONAS. LAVAREMOS EL PELO CON UN CHAMPÚ CON SULFATOS, PERO SIN SILICONAS y eliminaremos todos los productos con siliconas que hayamos estado utilizando hasta el momento (revisar champú, acondicionador, mascarilla, cremas de peinado, geles, espumas, aceites, TODO) Este primer paso puede durar distinto tiempo según cómo se encuentre el cabello. Yo estuve aplicando champú con sulfatos sin siliconas durante 4-5 lavados (2-3 semanas) y después… ¡ciao!

¿Por qué es imprescindible hacer este paso? Porque la única forma de eliminar las siliconas es arrastrándolas con los sulfatos. Si durante un largo tiempo han estado usando champús y productos comerciales, aunque se llamen “especiales para rizos”, “nutritivos”, “sin parabenos”, lo importante es empezar por eliminar las siliconas. No se fíen de que ponga “sin sulfatos”, ni “sin parabenos”, hemos de cercionarnos de que las señoritas siliconas, generalmente acabadas en -cone, -cona, -conol (ej. dimethicone) no están en ninguno de los productos que utilizamos para el cabello. Las siliconas hacen que nuestro pelo se vea sano cuando en realidad no lo está. Se acumulan en la hebra y hay que conseguir retirarlas para que los nutrientes que vamos a empezar a darle al cabello puedan conseguir penetrar. Existen siliconas solubles en agua, pero de momento vamos a quitarlas todas hasta que controlemos más este tema. Ahora mismo se trata de hacerlo lo más sencillo posible.

Sin embargo, los sulfatos son agentes lavantes muy agresivos, y por ello, consiguen eliminar todo tipo de suciedad y resto de productos. Los vamos a necesitar en algunas ocasiones pero, si lavamos el pelo cada dos días con ellos, se llevarán los aceites esenciales de nuestro cuero cabelludo y no harán más que resecar el pelo o hacer que el cuero pueda picar. Así que, a partir de ahora, vamos a dejar su uso sólo para cuando necesitemos lavar en profundidad el cabello, sobre todo si hemos podido utilizar siliconas (p.e. tras teñir), e incluso vamos a intentar prescindir de ellos utilizando productos especiales para clarificar (hacer una limpieza profunda para retirar posible acumulación de productos).

2º LAVAR, ACONDICIONAR, NUTRIR Y DEFINIR EL CABELLO CON PRODUCTOS APTOS.

Los pasos serían:

1º.- Lavar con champú apto o hacer co-wash (acondicionador especial para lavado). En los primeros pasos empezaría por un champú tradicional y un poquito más adelante les hablaría del co-wash. Existen acondicionadores especiales para lavar. ¿Un acondicionador? Sí.

2º.- Poner mascarilla y dejarla bastante rato, en mi caso 30 minutos mínimo cuando la pongo después del lavado. Tenga en cuenta que más tiempo la dejemos, más peso aportará al pelo, así que si el cabello es fino el tiempo se puede reducir para no verlo apelmazado. La mascarilla siempre se retira por lo que después toca enjuagar, si es posible con agua fría.

*se pueden aplicar las mascarillas antes del lavado (esto se llama pre-poo) pero lo dejamos para capítulos más avanzados.

3º.- Acondicionar, puede ser un acondicionador que luego se retire con agua o bien lo que se llama leave-in, que es un acondicionador que ya no se retira. De nuevo, cuanto menos peso queramos para nuestro cabello menos rato dejaremos el acondicionador e incluso se desaconsejaría el leave-in.

4º.- Aplicar un gel fijador-definidor de los rizos. Éste sería el gran caballo de batalla. Hay millones de geles distintos.

5º.- Sellar con un aceite. Se frota el aceite entre las manos y se pasa con las manos como si estuviésemos rezando entre los cabellos. Este paso yo lo realizo después del secado, pero hay gente que lo introduce antes del gel incluso.

Todos estos productos se colocan con el pelo “chorreando” y deben ser aptos.

Los productos aptos son simplemente aquellos que no llevan los componentes que he mencionado al principio, aunque hay mucha ciencia detrás de todo esto. Si llegado a este paso necesita avanzar más, le recomiendo la cuenta de @rizoingredientes.

Productos aptos los hay de muchas marcas, tipologías y precios, pero no quisiera hablar en este post de productos concretos. Si hay una máxima cuando estamos empezando es probar qué productos nos van mejor. Hay cientos. Y es muy fácil volverse loco. Antes de empezar a comprar, les aconsejo mirar y sobre todo comprar muestras en webs que lo permiten, como @talakupeloafro o @rizadoafroymas. Me consta que, al menos en Talaku, hay asesoramiento gratuito y pueden contactar con ellos para que les digan qué productos serían los más adecuados según su tipo de cabello.

Si quieren pueden empezar también por algún producto low cost. En primor, druni, tienen de varias marcas. Yo por desconocimiento, me fui a productos de gama media-alta de las marcas Shea Moisture y Cantú, compré el gel fijador de Cocunat y el serum de la misma marca, también me hice con una mascarilla y gel de @biosakure. Pero después de probar varios geles, el que mejor me funciona es el kinky curly, sobre todo porque no tiene glicerina, que es el componente que hace que el pelo se vea con más frizz (o encrespamiento) en sitios con humedad alta (como Valencia). De verdad, que en cuestión de productos todo es probar y probar hasta dar con lo que mejor funcione.

3er PASO. SECAR EL PELO y MANTENERLO BONITO.

Una vez terminamos de aplicar los productos, secaremos el cabello. Necesitaremos una toalla de microfibra (hay en los supermercados) o una camiseta vieja de algodón. Esto es fundamental, cambia mucho el resultado. El pelo chorreando se lleva a la toalla, hay que intentar estrujarlo lo mínimo posible en la ducha.

Yo suelo dejar el pelo enrollado en la toalla con los productos puestos un ratito (5-6 min) antes de secar. El secado lo hago con un difusor, en este caso el secador-difusor Bellissima, porque da calor pero no echa aire, con lo que el pelo se “bufa” menos. Pero con cualquier difusor, e incluso si no tienen difusor con un colador y el secador, se puede conseguir un efecto parecido.

El pelo se secará siempre despacio, con la mínima potencia de calor.

A veces aplico un poquito más de producto cuando el pelo está seco al 50%. Aquí es donde me gusta usar el gel de @cocunat, ya que es un gel que fija poco pero hidrata. Terminamos de secar o dejo secar al aire.

Una vez seco, si noto que el pelo ha quedado con ese efecto “acartonado”, o lo que se llama “cast”, paso un poco de aceite, que caliento previamente entre mis manos, como rezando, con el pelo entre mis palmas. Esto consigue romper ese efecto duro y hace los rizos más bonitos y brillantes.

Para mantener los rizos no hago nada especial, cuando puedo coloco una funda de almohada de satén (las mías son de zara home) y es verdad que los rizos amanecen con menos frizz y el cambio es notable. Por la mañana los rehidrato con un poco de agua entre las manos y a volar.

Espero que no se haya hecho muy pesado. A raíz de sus comentarios puedo seguir contándoles cosas. Hay mucho más pero el objetivo es que se animen a empezar. ¡Les leo más abajo!

Siempre suya,

Mrs. Maple

Diario ilustrado- Hobonichi II

Hace unos meses les escribí hablándoles del método Hobonichi. Esa técnica japonesa para decorar agendas, que las convertía más que en un recordatorio de citas, en una especie de diario creativo lleno de dibujos, pegatinas y color.

Me hallaba yo buceando entre diarios y agendas, cuando topeté con Anna Denise Floor. Estaba embarazada. Como yo. Escribía todo lo que le iba pasando durante las 40 semanas de embarazo. Más o menos como iba haciendo yo. Y encima a través de ilustraciones. ¡Cómo quería hacer yo! Me pareció brillante y empecé a llenar también páginas en mi agenda que hablaban de momentos importantes de la preñez. Ella me inspiraba a hacerlo. Tanto me empapé de sus historias y su experiencia, que era como si ella fuese vaticinando la mía. Las dos hemos tenido un varón. Y hasta la cesárea nos ha unido. Sigue leyendo

Cómo elegir rotuladores con base alcohol… y no acabar “borracho” en el intento

DSC_7958No sé a ustedes, pero a mí cuando me da por algo, me da. Cabezota que es una. Hace poco se me metió en la cocotera que quería probar a pintar con rotuladores. No sé si fue una fiebre vintage de los 80 o una de mis muchas enajenaciones mentales, pero estaba empecinada en hacerme con un buen puñado de ellos. Hasta que lo he conseguido. Después de este periplo, he querido hacerles una crónica de lo que ha supuesto esta aventura y de paso una comparativa de lo que, desde mi humilde punto de vista, ofrece cada una de las marcas que he testeado.

Sigue leyendo